26 de Julio a las 11 43 pm

Poca cosa fue empezar a quererte de lejos, pensarte entera y seductora, con las palabras escogidas, las miradas contadas y toda tu prudencia vertida sobre cada gesto de tu cara.

Poca cosa fue dedicarte mis noches a contemplarte a través del monitor y separar tu voz del la estática caótica de la distancia y cuando desaparecías yo recurría no a las imágenes sino a tus breves palabras y te trazaba en mi mente esperando formar tu espectro para que durmiera conmigo.

Poca cosa fue comprar un boleto que me lleve a ti. Allá en el sur profundo de esta masa de tierra en donde imagino en todos los ángulos, incluso en los de las realidades paralelas, como será nuestro primero beso, aquél que selle nuestro destino y nos compruebe que si exisitimos.

Poca cosa es arder a fuego invisible al tener tu piel tan lejos pero es como la promesa de un paraíso terrenal en donde mis manos y labios se vuelven eternos.

Pero, lo que no es poca cosa, es que este corazón viejo y maltratado por historias que ni recuerda, se haya entregado sin mi consentimiento a los anhelos de mi cuerpo en donde duermo sobre el deseo y la promesa de que este 26 de julio a las once cuarenta y tres tendré la dicha de probar tu alma hasta el amanecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s