Marinera

Contemplo mi cementerio de colillas

Astuta muerte que me olvidas

Por mis venas fluyen los deseos de un enamorado

En mi corazón las ganas de huir

Dicen que uno pierde cuando está dormido

Yo digo que perdí cuando entendí que todo estaba perdido

Anhelo los barcos que nunca zarparon

Desde el puerto de mi olvido

Ven, marinera, ven conmigo

Veamos pasar las gaviotas fantasmas

Y riámonos de la espuma de las olas

Que son las lágrimas de los cautivos

Toma mi mano, y deja que el sol sea tu corona

Yo me arrodillaré en adoración

Y veneraré los templos de tu cuerpo

Mientras te maquillo con mis besos y arena

Pero pienso, marinera mía, que tu vida es tuya

Y que ni las ganas, ni el fuego, te convencerán

Así que solo puedo desear la tumba del mar

Y saber que en otro mundo hubiéramos sido perfectos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s