Adorada mia

Adorada mía,

déjame descansar,

en tus manos de porcelana.

Las cuales sudan inocencia cuando te traigo mis tormentas,

pequeñas y letales,

como astillas de madera.

Cobriza mía,

permíteme besar tus pies con mis labios imperfectos,

deja que su divina simetría,

me revelen la dicha verdadera.

Vida mía,

no me dejes,

no me dejes de mirar con esos ojos cristalinos,

Espíritu de esmeralda y  cara de Turmalina.

Amada mía, que llevas el aire de mi vida,

déjame besarte esos labios de algodón,

que cambian de sabor cada que inventas una palabra.

Triste mía,

guárdame todas tus sonrías,

las proyectaré en el cielo,

opacando las estrellas,

cubriendo la tierra.

Sencilla mía,

déjame deslizar mis dedos por los senderos de tu cabello,

para así tocar las notas de tu esencia,

el himno de mi salvación.

Dorada mía,

déjame  trazar un camino para los creyentes,

sobre los sagrados montes y las curvas del cálido desierto de tu cuerpo.

Bendita mía,

en tu ira los hombres son salvos

en tu misericordia las flores eternas,

te voy amar,

hasta que los ríos se sequen

y las luciérnagas dejen de brillar.

Anuncios

Un comentario en “Adorada mia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s