Nocturno

Si el bosque profundo está embrujado, soy yo

Quien es el fantasma; no los árboles altos

Ni la luz de la luna que cae sesgada como lluvia,

Rellenando los huecos con charcos brillantes de plata.

 

Un largo tren silba serpenteando la colina

Ahora estridente, ahora lejano

Dime, de qué terminal obscura y ahumada

¿Sale el tren para ayer?

 

O, ya que nuestros espíritus despegan y continuan,

Su carne como viajeros sus mantos, O dime dónde,

En qué época y a qué país vendrás,

Para que ahí pueda encontrarte.

                                    Robert Hillyer (Traducción Ricardo Otero Córdoba)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s