El Verdadero Taxco

Llegamos a Taxco cuando estaba anocheciendo. Mientras subíamos la empinada calle rumbo al hotel el cielo se iba oscureciendo borrando lentamente el pueblo empotrado sobre la montaña. Aun así, dio tiempo para que pudiera ver la belleza colonial (que término más extraño, belleza colonial, algo bello dejó la brutal colonización de México) de Taxco. Seguir leyendo “El Verdadero Taxco”

Poema 5

Cierro los ojos y mi mente conjura imágenes de lugares que no conozco, llenos de ventanas y pasillos permeados de olvido. Y mientras recorro dichos espacios no puedo evitar sentir una cierta familiaridad. ¿Acaso sueño el final de los caminos que nunca tomé? ¿En donde tu siempre estas, inmóvil y serena como cada cambio de estación esperando que el Tiempo mismo te venga a besar para que reanudes tu viaje estático y en algún punto nos podamos encontrar?

¿Es posible coincidir en espacios inexistentes? ¿Serán las costas del olvido? ¿O las planicies del ayer? ¿Quizá es la terminal del mañana donde nadie sube y nadie baja mientras los camiones viajan llenos de espectros persiguiendo cometas fantasmas en su lucha por entender? Sea cual sea la razón o el motivo o la causa, justa e injusta, yo te espero, arropado con palabras, pensadas para ti en mis infinitos ayeres, listo para verte descender de un camión en las terminales del olvido donde todos los condenados esperamos a esperar aquella viajera que se atrevió a viajar.